USA Poultry & Egg Export Council
USAPEEC México. Consejo de exportadores de carne de ave y huevo de Estados Unidos

Comunicado de Prensa UNA
Junio 10



- Nunca se ha suministrado clembuterol o sustancia alguna en
  la alimentación del pollo para promover su crecimiento como mencionó la FMF: UNA.

- La producción de pollo en México, se realiza con parámetros de calidad internacional.



México DF a 10 de junio de 2011. Derivado de las declaraciones emitidas el pasado 8 de junio, por el secretario general de la Federación Mexicana de Fútbol, Decio de María, en el sentido de que en las pruebas aplicadas a los jugadores de la selección mexicana de fútbol: Francisco Javier Rodríguez, Antonio Naelson “Sinha”, Guillermo Ochoa, Edgar Dueñas y Christian Bermúdez; dieron positivo por clembuterol, y que esto pudo deberse al consumo de pollo durante la concentración del equipo, la Unión Nacional de Avicultores y el Instituto Nacional Avícola, hacen del conocimiento de los medios de comunicación y de la opinión pública lo siguiente:

Jaime Crivelli Espinoza, presidente del Consejo Directivo de la Unión Nacional de Avicultores, declaró: “Nunca se ha suministrado clembuterol o sustancia alguna en la alimentación del pollo para promover su crecimiento como se ha mencionado”.

La Federación Mexicana de Fútbol Asociación, a través de sus diferentes funcionarios, ha declarado lo siguiente:


La sustancia que se detectó en el test fue clembuterol que "se utiliza para incrementar los músculos, que en algunos casos se utiliza para el asma, en la mayoría de los casos en el ganado porcino, vacuno y en pollos y gallinas", detalló De María.

La presencia del clembuterol en el organismo de los jugadores se debió, probablemente, a la ingesta de alimentos contaminados en el Centro de Alto Rendimiento de la Femexfut. Esto a reserva de lo que determinen las investigaciones pertinentes.

"Creemos que en las comidas del 18, 19, 20 de mayo, comieron pollo o carne que seguramente estaban contaminados de clembuterol. Es el supuesto con el que estamos trabajando; digo supuesto porque es difícil que cinco jugadores de diferentes clubes hayan dado positivo a un tema de esta naturaleza", comentó De María.


Estas declaraciones están afectando de manera importante a la industria productora de pollo en México, en virtud de que la producción del alimento se realiza con los estándares internacionales que garantizan su calidad y su seguridad para el consumo.

Pilar Castañeda Serrano, consejera del INA e investigadora de la UNAM, explicó que las hormonas no son necesarias en el pollo, “el tiempo que tarda la hormona en actuar superaría por mucho el periodo de crecimiento del pollo, por lo que los resultados no podrían ser visibles y el beneficio sería nulo”.

La investigadora dijo que el incremento en el volumen de los pollos en tan poco tiempo (ocho semanas aproximadamente), se debe al mejoramiento genético que los especialistas han logrado en los animales a través de cruzas de las mejores aves. Cabe mencionar que el alimento de los pollos de engorda consiste raciones a base de sorgo, maíz o soya que incluye vitaminas, minerales, aminoácidos y antioxidantes. Además, aseguró que las hormonas no podrían agregarse a través del alimento debido a al tipo de digestión que poseen las aves.

Otros factores en contra para el uso de hormonas es que en México es ilegal el uso de hormonas en los alimentos en los animales. De igual forma el costo de la hormona elevaría considerablemente el precio del producto al consumidor final por lo que las perdidas para los avicultores serían cuantiosas.

Por su parte, Jaime Crivelli Espinoza expresó: “son aves sanas, bien alimentadas que fueron sacrificadas bajo los mejores estándares de seguridad e higiene; a su vez, el personal involucrado en el proceso cumple con una serie de normas estrictas desde el sacrificio y empacado hasta el transporte, lo cual garantiza que la carne sea inocua“.

“La carne de pollo es una fuente de proteína de excelente calidad. Además, el contenido de hidratos de carbono es bajo, por lo que es un alimento con bajo índice glucémico (no provoca picos en los niveles de concentración de glucosa en sangre)”, expresó el presidente de la UNA.

POLLOS SANOS Y FUERTES

Las piezas de pollo que adquiere el consumidor mexicano tienen las siguientes características

Selección genética

Consiste en cruzar aves ‘campeonas’ con características dominantes para que prevalezcan en la descendencia los genes con ciertas cualidades como desarrollo acelerado, baja mortalidad o conversión de carne (aprovechamiento los nutrientes para transformarlos en músculo). “El mejoramiento genético permite que el ciclo de la producción de pollo se haya acortado entre siete y ocho semanas desde que el pollito entra al criadero hasta que sale al mercado (antes tardaba 11 semanas)”.

Manejo alimentario

Las aves ingieren alimentos balanceados, raciones a base de sorgo es decir raciones a base de sorgo, maíz o soya que incluye vitaminas, minerales, aminoácidos y antioxidantes. Por sugerencia veterinaria se les puede agregar cierto tipo de antibiótico, por ejemplo, cuando hay una reacción posvacunal o para prevenir infecciones derivadas de la carga bacteriana normal de los pollos. Por lo general, este medicamento se aplica a una edad muy temprana (tercera semana de vida), lo que permite que durante el resto de su desarrollo deseche cualquier residuo de su organismo antes de que su carne se procese y esté lista para salir al mercado.

Bioseguridad

A medida en la que se ha perfeccionado la industria avícola, los pollitos se vuelven más susceptibles a enfermedades infecciosas y parasitarias, por lo que se requiere de una estricta vigilancia higiénica en el proceso de producción que incluye un aislamiento del suelo, ventilación y cantidad adecuada de comedores y bebederos.

RAZONES POR LAS CUALES NO SE UTILIZA CLEMBUTEROL, HORMONAS U OTRAS SUSTANCIAS EN LA ALIMENTACIÓN DE LOS POLLOS

1. Es ilegal

Hay normas oficiales mexicanas que prohíben el uso de hormonas y ciertas sustancias químicas en los alimentos para animales.

2. Los tiempos “no alcanzan”

Se debe tomar en cuenta que el ciclo de un pollo de engorda es de 49 días, por tanto, esto hace imposible que una hormona u otra sustancia, tenga efecto ya que se necesitarían entre 60 a 100 días después de su aplicación para observar un incremento en el aumento en la cantidad de carne. Sería absurdo suministrar una sustancia con la que los avicultores no alcanzarían a obtener el efecto deseado.

3. Sería una enorme proeza

Las hormonas de crecimiento son proteínas, por lo que si éstas se consumen de manera oral a través del alimento serían rápidamente digeridas de la misma forma en que lo son las proteínas de la soya o el maíz. Aun cuando hubiera algún efecto positivo, necesitarían ser inyectadas por vía intravenosa a cientos de miles de aves todos los días. Llevar a cabo esto resulta un escenario logístico imposible.

4. Costo

Las hormonas de crecimiento para aves no se producen, ya que su costo sería extremadamente alto. En el caso de que se administrara un miligramo a cada pollo de engorda el costo sería tan alto que superaría el precio mismo del ave, lo cual no tendría ningún sentido desde el punto de vista comercial.

5. Contraproducente

La selección genética permite que los pollos de engorda vivan al límite de su potencial fisiológico, por lo que en ocasiones es recomendable restringir su alimentación a fin de reducir la velocidad de su crecimiento. Si reciben un estímulo hormonal extra para acelerar su desarrollo, aumentaría su mortalidad.

6. Tendrían que ir al gimnasio…

El empleo de esteroides anabólicos para aumentar la masa muscular en los pollos es inútil. Para que tengan efecto, las aves tendrían que estar sometidas a un entrenamiento físico (como los atletas que utilizan estas sustancias). Los pollos no han volado en los últimos miles de años, lo que significa que la ausencia de ejercicio cancela cualquier beneficio de estas sustancias.

7. No son necesarias

Es muy fácil explicar el rápido crecimiento de los pollos sin tener que recurrir a las hormonas. El reto para los productores avícolas es proveer alimento de alta calidad (proteínas, vitaminas, minerales, etc.) y un ambiente saludable para alcanzar el prodigioso potencial genético de los pollos. El crecimiento rápido de estas aves modernas es una consecuencia lógica de pequeñas mejoras de la genética, nutrición, manejo y control de enfermedades. Las hormonas simplemente no son necesarias.

El objetivo del Instituto Nacional Avícola es proporcionar la información correcta acerca del huevo, pollo y pavo, para que sean consumidos con la confianza absoluta y aprovechen los beneficios de dichos alimentos.

Más información con:

Lic. Rodolfo Valadez
Director de Comunicación Institucional
Unión Nacional de Avicultores
Tel 55649322 ext. 107
Cel. 55 5412 3993

rodolfovaladez@una.org.mx
www.una.org.mx
www.institutonacionalavicola.org.mx